miércoles, 13 de julio de 2011

ENSAYO SOBRE LA EDUCACIÓN SEXUAL EN EL PERÚ

ENSAYO SOBRE PEDAGOGÍA SEXUAL

 
El tema sexual siempre es controversial, históricamente nuestras sociedades americanas, tienen una serie de tabúes, mitos y creencias. Estas se han ido alimentando producto de rígidos sistemas educativos formales e informales, la injerencia de dogmas religiosos ultra conservadores, la ignorancia producto de la pobreza y el atraso de muchos pueblos.

Las tradiciones culturales de los pueblos han tratado sabiamente estos temas, han sido cultores y educadores de los temas sexuales, tenían sus propios métodos y costumbres para tratar estos problemas, como es el caso del incario con el denominado “sirvinacuy”, así como otras formas que provienen particularmente del ande. La situación en los temas sexuales se ha trastocado al llegar la influencia hispana y las diferentes religiones que se han impuesto a los americanos, ya que han dejado de evolucionar en su conocimiento y práctica. Todas las ciencias y artes avanzaron, menos los temas sexuales o temas relacionados con el conocimiento de la sexualidad humana.
Lo que llegó de Europa a América históricamente no fue lo que se vivía, sino llegaron con cosas que el viejo mundo ya había dejado de lado, se trajeron costumbres y formas de vida atrasadas, es decir llegó una civilización obsoleta, que eran la edad media y la santa inquisición.
Sabemos que muchas religiones censuraron y “penalizaron” como pecado los temas sexuales, tan solo son para temas de supervivencia en la reproducción humana. La Biblia es marcadamente machista y discriminadora contra la mujer; la culpan hasta del primer pecado; porque casi todos los libros sagrados tienen como autores a solo hombres, es el caso del Corán y del budismo. O en otros casos las mujeres cumplen tan solo papeles irrelevantes dentro de la comunidad.
El catolicismo que ha sido sin duda dentro de todas las religiones antiguas la más evolucionado, en los temas de igualdad de género y sexualidad han sido extremadamente conservadores, tanto fue su control sobre los fieles que era pecaminoso ver el acto sexual como algo placentero, era tan solo permitido para fines reproductivos. Tan así que hay posturas sexuales que eran difundidas y permitidas por la religión como es el caso de la famosa “pose del fraile”, donde el varón hace el acto sexual encima de la mujer, estas acciones eran marcadamente machistas porque el hombre siempre dominando encima la situación y la mujer en actitud pasiva, formas marcadamente dominantes del poder de un sexo sobre el otro.
Los cargos del clero son monopolio de los varones ya que ellos poseen todo el poder, condenando a temas secundarios a las mujeres, así como cumpliendo una serie de votos severos y hasta trascendentales como son los del celibato y la castidad, yendo contra la propia naturaleza humana por la que muchos no resisten los “votos” y optan por unirse a lo natural (mandato divino). Este monopolio sexual se simboliza en muchos objetos, vienen a ser una representación de poder sexual, es el caso de los: cetros, varas, bastones de mando y otros objetos que representan en el fondo el miembro viril del varón (falo).
En tiempos pasados el sexo era reducido tan solo a los miembros genitales, no tomándose en cuenta que, el sexo es toda la persona, desde la punta del cabello hasta la punta de los pies, nosotros somos sexo en el pensar, actuar, es decir todo lo humano tiene un componente sexual. En gran parte los planteamientos de Freud son acertados, ya que el componente sexual nos acompaña en toda nuestra vida.
En todas las épocas los temas sexuales han sido abordados de diversa formas, en unos de manera artística, religiosa, otras de forma mística como en el caso de las culturas orientales con el tantra y el kamasutra. Estas culturas han tenido un gran desarrollo en cuanto al conocimiento de los temas sexuales y las artes amatorias, esto podemos ver en sus distintos vestigios y obras.
Los mitos sexuales en todos sus formas se han ido creando, muchas han terminado en perversiones y formas consideradas antinaturales por la literatura sexual encontramos términos como: sodomita, onanismo, fellapio, cunilingue, ninfomanía, priapismo, sadismo, masoquismo, narcisismo, pedofilia y otros. Eran una forma de escape a una serie de restricciones morales y sociales, estas se realizaban fuera de casa ya que las relaciones en el hogar eran tan solo con fines reproductivos y fuera de ella se buscaba el placer y las experimentaciones.
Muchas personas varones y mujeres desconocen el funcionamiento de su sexualidad, tan así que en las relaciones sexuales actúan con desconocimiento egoísmo y solo buscan su autosatisfación, sin pensar en su pareja, sin conocer minimamente la reacción sexual de su pareja. Por ello es necesario para el hombre conocer su accionar sexual, qué, es rápida, es decir su excitación es súper veloz en comparación con la mujer; que es lenta y gradualmente ascendente, por ello sino se conocen en ese primer momento la relación sexual puede ser insatisfactoria y hasta frustrante. Ese inicio va ha ser insatisfactorio y marcar para siempre a la gente que recién se inicia en la práctica sexual ocasionando traumas y mitos, como que las relaciones sexuales son dolorosas, que, especialmente se daban en algunas culturas donde después de la primera noche nupcial se debía enseñar al pueblo las sábanas marcadas con sangre. Esto se podría explicar que el acto sexual no se ha llevado bien, mientras que el hombre estaba en su punto o pico más alto de excitación la mujer ni siquiera empezaba a excitarse y sus vías sexuales no estaban aún preparadas para recibir el miembro viril del hombre, por ende, producto de la fuerza y fricción se producía el daño contra la mujer. Esto fue contribuyendo más al mito de dolor de las relaciones sexuales.
Al finalizar las relaciones sexuales; tomando en cuenta lo anterior; el hombre al llevar otra velocidad y ritmo sexual, termina rápido la relación sexual, es decir así como es veloz su excitación, su meseta o punto máximo de excitación dura muy poco, por último el final también es veloz. Hablando en términos gráficos su inicio es en ascendencia (verticalmente) y el término (caída libre). En cambio la mujer es lento y su ascenso es gradual graficándolo (diagonalmente) su meseta o punto máximo de excitación es muy largo y la finalización de su excitación también es lenta y gradual (diagonalmente). La mujer puede ser bien considerada como una atleta sexual ya que la capacidad de su cuerpo puede prestarse para muchas relaciones sexuales por lo que es inmensamente superior a la performance del varón.
Podemos manifestar que es necesario y hasta casi fundamental conocer nuestra sexualidad para poder llevar una relación placentera, por ello es bueno antes del coito hacer lo que llaman los especialistas “el juego sexual” para que la pareja vaya al mismo ritmo y lleguen juntos a la excitación final, eso es educable y permite ir explorando el cuerpo de la pareja para hallar otras zonas erógenas. Si esto no se conversa y educa puede desencadenar problemas en la relación, aunque no lo acepten muchos o no lo tomen en cuenta, los temas sexuales no resueltos son uno de los principales problemas que conducen a la infidelidad o separación de casi todas las parejas. Ya que esos casos no son visible y se expresan en otros problemas, que en sí solo son secundarios y tapan las verdaderas razones del conflicto.
Es necesario mencionar que al finalizar el acto sexual el proceso también es distinto entre ambos sexos, el hombre después de terminar el coito, cae en proceso de somnolencia y la mujer sigue todavía muy excitada y gradualmente llega a estabilizarse, muchos varones desconocemos eso y damos por finalizado la relación sin tomar en cuenta a la pareja. Por ello es necesario que el hombre continúe no con el coito, sino con las caricias, besos, palabras y actos cariñosos con su pareja.
Lo que se plantea es conocer nuestra sexualidad y de allí ponerle el valor agregado que sería la fantasía, la creatividad y el autoconsentimiento de ambos. Todo esto es educable aunque muchos de estos temas no se tocan en la educación formal, ni en la familia, y todo solamente se reduce a las enfermedades de transmisión sexual y al control de la natalidad, es decir no se da una educación sexual integral.
La educación sexual que se imparte mas bien tiende a ser represora, satanizadora y pecaminiza al sexo. Siendo el sexo responsable y bien llevado un acto sublime, placentero y desestrezante, hay muchas personas e instituciones que la hacen prohibitiva resaltando tan solo las posibles consecuencias negativas, causando animadversión y postergando su conocimiento especialmente en los jóvenes. Estos se inician sin conocer siquiera lo mínimo sobre la sexualidad, ya que sus encuentros en la mayoría de los casos son desastrosos, en lo sexual y en su vida personal. Se suceden los embarazos no deseados a temprana edad y un inicio sexual que marcara su vida. Es lógico llegar a este razonamiento ya que entre dos personas que desconocen del tema o están mal orientados es imposible tener buenos resultados o si se logra lo contrario es fruto del azar.
La concepción que se plantea es reivindicar la educación sexual integral, donde se oriente a los niños y jóvenes, ante el bombardeo “sexual” de los medios de comunicación, los programas, propagandas y anuncios publicitarios con un gran componente sexual. Este hecho lleva al consumo indiscriminado de sexo “primitivo”, este acto es instintivo y no pensado, ni razonado, ni bien orientado, no es un sexo minimamente educado que trae consecuencias negativas en nuestros jóvenes y adolescentes. El papel de los medios en la formación de una cultura sexual es completamente nocivo, exacerba la sensualidad, erotiza, acelera la libido con el permanente y continuo asedio de las manifestaciones sexuales visuales. A los niños y niñas se les está sensualizando y erotizando en sus fiestas, como es el caso de las animadoras de shows infantiles con ropas diminutas, y en las niñas con sus muñecas con cuerpos y ropas irreales; estos son sus modelos de vida. Las niñas ya no se visten con vestidos candorosos e infantiles sino se les viste con ropa diminuta y ceñida al cuerpo imitando a los mayores, teniendo una mal sentido de feminidad. Además los desnudos en los medios periodísticos son ya un hábito, donde se explota la figura de la mujer, creándose estereotipos irreales de formas de mujer y lo peor que se toma al sexo femenino como objeto sexual de placer y consumo.
La educación sexual que se imparte a los adolescentes y jóvenes es un fracaso, lo dicen las estadísticas: altos índices de embarazos prematuros y abortos inducidos. En la adolescencia es donde se hace la mayor “represión” sexual en la educación formal, señalando todo lo “negativo” del sexo, mostrando sobre todo las consecuencias funestas del sexo. No entendiendo que es la etapa de mayor producción de espermatozoides en el varón, es decir una súper excitabilidad y eroticidad de los varones y en menor grado de las mujeres también pero que no es abiertamente manifiesta, pero que es canalizada a través de otras expresiones. Por ello debemos iniciar otras formas de tratar en el aula los temas sexuales con los adolescentes y jóvenes, donde halla material didáctico y la teoría sea explicada con una práctica dirigida muy pedagógicamente. Los videos mayormente son censuradores y represivos de las prácticas sexuales, son corto placistas y no piensan en el futuro sexual de los chicos y chicas, Se quedan tan solo muchas veces en el conocimiento teórico-orgánico, pero no van más allá, como llevar su sexualidad en el plano psicológico, social y familiar. De todo esto por eso se dice que nadie nos educa para ser padres ni madres, para ser buenos esposos, esposas, para ser buenos amantes en el hogar, para nada en llevar una vida sexual plena y satisfactoria.
Por ello planteamos algunas reflexiones muy personales producto de experiencias propias y aprendidas, el varón debido a su “posición” social debe “cumplir” sexualmente con la mujer, debe amarla bien, ser creativo, conocedor de los deseos sexuales de la mujer, hacerla sentir deseada, satisfacerla plenamente y no descuidarla en todos los campos. Complementariamente debe ser su ídolo, debe ser admirado en muchos aspectos por su pareja, pero el tema fundamental y básico es el sexual. Podrán tener múltiples problemas, todos ellos son solucionables pero si son temas sexuales de insatisfacción o incumplimientos son muy graves y ventanas de escape para futuras infidelidades y separaciones.
Por otro lado las mujeres deben dejar posiciones pasivas en el acto sexual, deben asumir un rol protagónico, liberarse de lastres y tabúes que llevan al acto sexual a la rutina. Por ello las damas deben “explotar” todo su cuerpo con inteligencia, es decir estar siempre arregladas, atractivas, deseables, “apetecibles”, usar todos sus encantos y toques femeninos para lograr atraer cada día más a la pareja. Ya en el acto propiamente sexual la mujer debe también tener una actitud activa, es decir también debe contribuir en la fantasía del sexo, colaborar con el placer de pareja, debe cautivar, sorprender, debe ser una súper mujer, no dejar que tan solo el hombre tome la iniciativa sino muchas veces debe ser ella. En resumen una mujer debe intentar ser una como en la antigua mitología griega una ninfa o como en la cultura japonesa la hetaira, una mujer “sexualmente agresiva”, es decir que sea súper atrayente, interesante, para que la pareja no busque fantasía fuera de la relación. Esto tiene que ser compartido, consentido por ambos, superando complejos no sobrepasando ni avasallando a la pareja ni entrando en competencias nocivas, por ello la comunicación, la tolerancia y el amor son las armas de la felicidad.
Por ello estamos completamente de acuerdo con la coeducación, como lo planteó y ejecutó el gran maestro de Huayopampa Germán Caro Ríos en los años 60 en la provincia de Canta. Estos planteamientos educativos son tomados oficialmente en la década del 70, estas experiencias han permitido una mejor interrelación entre varones y mujeres, resolver problemas, integrarse grupalmente los géneros, ser tolerantes con el sexo opuesto y en fin conocerse mejor. Estas experiencias coeducativas permiten a los jóvenes conocerse y tener ideas previas sobre el sexo opuesto y estar mínimamente preparados para una convivencia futura, por ello también planteamos que los jóvenes deben tener múltiples experiencias de enamoramiento y no solo quedar en el primer amor; pocas veces ello es lo ideal. Estos son importantes espacios preparatorios porque aprenderán a iniciar, llevar y terminar una relación; es decir sufrirán y gozarán, ello hará que superen múltiples dolores afectivos, para madurar y estar preparados para la pareja que compartirá el resto de su vida. Estos planteamientos no llevan necesariamente el tener relaciones sexuales, sino que cuando llegado el momento se esté bien preparado física, mentalmente, socialmente para ello, respetando los valores y credos de la pareja. Esto llevará a hacer todos los actos con responsabilidad.
Podemos ver en la actualidad los múltiples casos de divorcios, separaciones, madres solteras que son producto de una inadecuada convivencia, que tienen su raíz en la educación familiar y escolar, no estuvieron preparados para la vida en pareja y mucho menos para ser padres. Otros llegan a ello de forma accidental, es decir por no tener una vida sexual responsable o por un completo desconocimiento de temas sexuales.
Es interesante plantear como forman, seleccionan o eligen su pareja definitiva los jóvenes, podemos señalar dos formas: la convención social y el amor propiamente puro. En la primera forma esta inmiscuida lo social y los modelos que la sociedad nos impone como: ¿Tiene o no tiene futuro la otra persona? ¿Tiene algún oficio o profesión? ¿Cómo es su familia? ¿Es una persona de bien? estas y otras interrogantes o requisitos deben ser respondidas positivamente por cualquiera de los aspirantes y fundamentalmente por los hombres. La familia apoya firmemente si logra los requerimientos mínimos y da su venia, es decir no solo es amor, también está lo social que debe ser aceptado para que la relación resulte y sea vista con buenos ojos. En el caso del amor propiamente puro son los casos considerados raros, difícilmente se dan estos casos, estos rompen convenciones y barreras, no importa la opinión del entorno es el amor sin barreras, como los de cuento de hadas, son los denominados amores locos, ellos están hechos para estar juntos en el cielo o en el infierno, en el bien y en el mal.
El amor a través de la historia ha ido evolucionando no son las mismas formas de amar, antiguamente se juntaban las parejas mediante un acuerdo entre familias y el amor nacería después, hoy es completamente diferente hay libertades para elegir y buscar el amor “romántico”. El anterior siglo ha sido importante para la “liberación” de la mujer, especialmente después de la segunda guerra mundial con la invención de la píldora anticonceptiva y la participación activa de la mujer en la vida profesional y política del país, esto es en parte cierto porque el mismo sistema capitalista y el actual neoliberalismo maltrata a la mujer le reduce sus derechos y le hace la vida más difícil. El papel de trabajadora y profesional dentro del actual sistema dominante en el mundo no contempla a la mujer como madre sino como un insumo para la producción, está en muchos casos desprotegida y no puede desarrollarse plenamente como persona. Esto es completamente diferente en los sistemas socialistas donde se toma en cuenta la situación de la mujer, siendo el estado encargado de velar por el desarrollo del nuevo ser, conjuntamente con la madre, teniendo tiempo ella para trabajar y poder superarse.
En cuanto a lo económico en nuestra sociedad hay una responsabilidad que recae en el varón como principal soporte y responsable del sustento diario, recayendo en la mujer un papel secundario. Es mal visto socialmente que una mujer “mantenga” a su esposo lo que si es aceptado como “normal” es lo contrario, aunque hoy vemos ligeros cambios ya que ambos trabajan. El papel del varón dominante o machista esta estrechamente vinculado a lo económico, por ese motivo justifica su maltrato hacia la mujer y muchas veces ella acepta resignadamente su sumisión.
Estos temas expuestos son altamente polémicos, pero en lo que podemos coincidir es que la base del cambio es la educación sexual integral y no parcializada. Que tome a la persona en toda su integridad y real dimensión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada